Basílica de San Pedro

La Basílica Papal de San Pedro en el Vaticano es la más grande de todas las iglesias de la cristiandad en el mundo y es la obra más famosa de arquitectura del Renacimiento
    Tour del Coliseo, el Foro Romano y el Monte Palatino con guía
    Coliseo: dibujo del Anfiteatro Flavio en Roma
    Clasificación de 5 estrellas: tour del Coliseo y el Foro Romano

    Duración: 3 horas

    Reserva

    Construida:  entre el 1506 y el 1626 d.C.
    Arquitectos: Donato Bramante, Miguel Ángel, Carlo Maderno, Gian Lorenzo Bernini
    Donde se encuentra: Plaza de  San Pedro

     

    Basílica de San Pedro en el Vaticano | Historia, Descripción e Información

    Basílica de San Pedro

    San Pedro, el apóstol mayor, fue crucificado y enterrado en el Circo de Calígula, durante la feroz persecución de los cristianos por parte de Nerón. El emperador sostenía que los cristianos habían sido los responsables del incendio de Roma del año 64 d.C. San Pedro es considerado el primer Papa, en consecuencia para el gobierno papal el lugar de su martirio era el ideal para levantar el santuario principal de la Iglesia Católica.

    La historia de la Basílica

    La primera Basílica

    En este lugar, sobre la Colina del Vaticano y más allá del río Tíber, en el año 318 d.C. el Emperador Constantino decidió construir una grande Basílica en honor al Apóstol San Pedro, llamada Basílica Constantiniana. La construcción fue iniciada entre los años 319 y 322, fue consagrada en el 326 d.C. y finalmente concluida alrededor del 349 d.C. La vieja Basílica de Constantino, se mantuvo en pie hasta la época del Papa Paulo V, en ese mismo período fue destruida completamente.

    Después de un periodo de abandono, que duro 1200 años, ya que solo en el 1506, el Papa Julio II otorgó a Donato Bramante el proyecto para la nueva y actual Basílica de San Pedro. La desmesurada ambición del Papa Julio II para sí mismo y para el papado, dio comienzo a la realización de la iglesia más grandiosa y famosa del mundo, donde trabajaron algunos de los mejore artistas tales como Miguel Àngel, Antonio da Sangallo, Carlo Maderno y Gian Lorenzo Bernini.

    La nueva Basílica

    Bramante propuso una enorme estructura de planta central en forma de cruz griega encerrada dentro de un cuadrado con una inmensa cúpula sobre el centro. En el 1506 fue puesta la primera piedra de la nueva Basílica; las labores se extendieron por más de un siglo. A Bramante le sucedió como arquitecto en jefe Rafael, y cuando murió Rafael, tomo las riendas Miguel Ángel, el cual proyectó la cúpula que vemos hoy.  Tanto Miguel Ángel como Rafael aportaron grandes cambios al proyecto original.

    En el momento de la muerte de Miguel Ángel en el 1564 había sido construido solamente el tambor de la cúpula que fue terminada en el 1590 por Giacomo della Porta. A petición del Papa Pablo V el imponente edificio fue ampliado ulteriormente por Carlo Maderno en un proyecto con una auténtica planta de cruz latina, que luego enriqueció con la fachada del 1614. La iglesia fue finalmente consagrada nuevamente en el 1626 por el papa Urbano VIII, exactamente 1300 años después de la consagración de la primera iglesia. Desde entonces la Basílica de San Pedro ha sido el centro de la cristiandad, la meta espiritual de los peregrinos y turistas provenientes de todo el mundo que cada año visitan la  iglesia.

    El edificio en sí es verdaderamente gigantesco. Consta de una larga nave de 211,5 metros (incluido el nártex) y la cúpula mide 42 metros de diámetro alcanzando los 132,5 de altura. Una vez dentro de la basílica, se queda literalmente sin aliento en el admirar su magnificencia y las obras maestras que allí habitan.

    Descripción

    El edificio es de imponentes dimensiones. Consta de una larga nave de 211,5 metros (incluido el nártex) y alcanza los 132,5 de altura gracias a la cúpula, para una superficie total de 23000 metros cuadrados aproximadamente.

    Presenta un total de 45 altares y de 11 capillas, donde se alojan un gran número de obras de valor histórico inestimables.

    Fachada de San Pedro

    Ancho 114,69 m
    Alto 54,44 m

    Las labores fueron iniciadas en el 1607 y luego completadas por el arquitecto Carlo Maderno en el 1614. Alterando el diseño original propuesto por Miguel Ángel, el proyecto de Carlo Maderno coloca la gigantescas columnas contra la fachada en lugar de frente del edifico.

    De ancho mide unos 115 metros por 54 de altura; un orden de columnas corintias y pilares que sostienen una grandiosa cornisa con un tímpano central, rodeado por un balaustre con trece estatuas. Sobre el arquitrabe un grabado recuerda la circunstancia de la construcción durante el pontificado de Papa Paulo V Borghese (1605-1621):

    «IN HONOREM PRINCIPIS APOST PAVLVS V BVRGHESIVS ROMANVS PONT MAX AN MDCXII PONT VII»

    (trad. En honor al príncipe de los apóstoles: Paulo V Borghese Pontífice Máximo Romano año 1612 séptimo año del pontificado)

    En cima de la entrada central encontramos la ventana de «Balcón de las bendiciones», donde el Sumo Pontífice, en las celebraciones de Navidad, Pascua y en su elección, imparte su primera bendición «Urbi et Orbi» (a la ciudad y al mundo).

    Carlo Maderno: quien es el arquitecto que realizó la fachada de San Pedro

    Carlo Maderno (1556-1629), vivió durante su infancia en Capodelago, Suiza. Desde muy joven ya demostraba sus grandes capacidades para la arquitectura, fue puesto a cargo de Carlo Fontana, arquitecto. Esto le permitió al joven adentrarse en obras importantes de la ciudad que le dieron fama y la ciudadanía romana (por ejemplo trabajando en la fachada de la iglesia de Santa Susana). En el 1603 gana el concurso para llevar a cabo el complejo proyecto de Miguel Ángel y la fachada de San Pedro. Completó la cúpula de San Pedro sobre los diseños de Miguel Angel.

    El pórtico: la entrada de la basílica de San Pedro

     

    El pórtico se extiende a lo largo de los 115 metros de la luz de la fachada. Se accede por la reja central colocada en la fachada y permite el acceso a la basílica a través de cinco puertas.

    Las puestas de la basílica

    Cinco son las puertas que permiten el acceso a la basílica:

    • La Puerta de la muerte, realizada en el 1964 por Giacomo Manzu. Es la puerta utilizada para las procesiones fúnebres.
    • La Puerta del bien y el mal, realizada por Luciano Minguzzi entre el 1970 y 1977.
    • La puerta centra/ La Puerta de Filarete, realizada por Antonio Averulino llamado Filarete entre 1439 y el 1445.
    • La Puesta Santa, realizada por Vico Consorti en el 1950.
    La Puerta Santa

    Entre las miles de puertas santas que se encuentran por el mundo (se desconoce el número preciso), la de San Pedro es la más importante, pero no la primera. La Puerta Santa de la Basílica de San Pedro data de 1500, mientras  el umbral de San Juan de Letrán data de 1423.

    Leyendo el antiguo testamento (Ezequiel 46, 1-3), La Puerta Santa es el «lugar a través el cual el hombre pasa para encontrar a Dios»

    La apertura de la Puerta Santa es un rito fundamental del Jubileo, que representa la oferta de un «recorrido extraordinario» hacia la salvación.

    Nave central

    Inmediatamente al interno de la puerta central se encuentra una gran placa de pórfido redonda en el suelo. Aquí Carlomagno y otros emperadores romanos se arrodillaron para su coronación.

    Extraordinariamente refinado es el diseño del suelo marmóreo, obra de Gian Lorenzo Bernini para el jubileo de 1650, junto con las decoraciones de la nave. Los pilares internos que separan la nave central de las laterales contienen nichos con estatuas de los Santos Fundadores, la nave termina en una rica bóveda de cañón para concluirse detrás del colosal  Baldaquino con las columnas entorchadas del Bernini en la monumental Cátedra de San Pedro.

    Estatuas de la nave principal

    En la nave central encontramos:

    • Las estatuas de Santa Teresa de Jesús y Santa Magdalena Sofía Barat  [73]
    • Las estatuas de San Vicente de Paúl y Sam Juan Eudes  [75]
    • Las estatuas de San Felipe Neri y San Juan Bautista de La Salle  [77]
    • Monumento a Inocencio XI  [76]
    • Las estatuas de San Camilo de Lelis y San Luis Maria Grignion de Montfort  [74]
    • La estatua de San Jaun Bosco  [42]

    La nave derecha

     

    En la nave lateral derecha encontramos, empezando desde la parte inferior:

    • Capilla de la Piedad [9]
    • Monumento a León XII [10]
    • Monumento a la Reina Cristina de Suecia [11]
    • Monumento a Pio XII [12]
    • Capilla de San Sebastian (Tumba de Inocencio XI) [13]
    • Monumento a Pio XI [14]
    • Monumento  Inocencio  XII [15]
    • Monumento a Matilde de Canossa [16]
    • Capilla del Santísimo Sacramento [17]
    • Monumento a Gregorio XIII [18]
    • Monumento a Gregorio XIV [19]

    La Piedad de Miguel Ángel

    En la capilla, poco después de la puerta Santa, encontramos la extraordinaria Piedad de Miguel Ángel, realizada por el maestro renacentista a tan sólo veintidós año. Por encargo  del cardenal francés Jean de Bilhères de La Groslaye, embajador de Carlos VIII ante el papa Alejandro VI, estaba destinada para su sepultura.

    Fue realizada en mármol de Carrara, representa la primera de una larga serie de obras esculpidas por Miguel Ángel Buonarroti con este excelso material.

    Las dos figuras de Jesús y de la Virgen María crean con su pose dinámica una composición piramidal, conectados por las amplias vestiduras de  la Virgen, que se apoya en una roca sobresaliente. La juventud de la figura femenina levanto algunas criticas, rechazadas por el mismo artista que en la obra quiso representar simbólicamente la joven cuando concibió a Cristo.

    En 1972 sufrió un acto de vandalismo, que causó daños importantes, en particular a la Virgen María. Luego se realizó una delicada intervención de restauración.

    Nave izquierda

     

     

    En la nave lateral izquierda encontramos, empezando desde la parte inferior:

    • Capilla del Bautismo
    • Monumento a Maria Clementina Sobieski
    • Monumento a los Estuardo
    • Monumento a Benedicto XV
    • Capilla de la presentación
    • Monumento a Juan XXIII
    • Monumento a Pio X
    • Monumento a Inocencio VIII
    • Capilla del coro
    • Altar de la Inmaculada Concepción
    • Monumento a León XI
    • Monumento a Inocencio XI

    El   deambulatorio o girola

    El deambulatorio inferior

     

    En el deambulatorio (o girola) inferior encontramos :

    • Monumento a Pio VIII (Puerta de la Sacristía ) [54]
    • Altar de la Mentira [55]
    • Altar de San Gregorio [56]
    • Monumento a Pio VII [57]
    • Capilla Clementina [58]
    • Altar de la Transfiguración [59]
    • Altar de San Jéronimo (tumba de Juan XXIII) [20]
    • Capilla Gregoriana [21]
    • Monumento a Gregorio XVI [22]
    • Altar de la Virgen del Perpetuo Socorro  [23]
    • Monumento a Benedicto XIV [24]
    • Altar de San Basilio [25]

    El deambulatorio superior

    En el deambulatorio (o girola) superior encontramos:

    • Altar de la  Navicella [31]
    • Monumento a Clemente XIII [32]
    • Altar de San Miguel Arcangel  [33]
    • Altar de Santa Petronila  [34]
    • Monumento a Clemente XIII [35]
    • Altar de San Pedro y la resurrección de Tabitha[36]
    • Monumento a Alejandro VIII [42]
    • Altar de San Pedro curadando a un paralítico  [43]
    • Capilla de la Virgen de la Columna  [44]
    • Altar de San Leon Magno [45]
    • Altar de la Virgen de la Columna  [46]
    • Monumento a Alejandro VII [47]
    • Altar del Sagrado Corazón  [48]

    El transepto (o crucero)

    Mientras que en el proyecto de época constantiniana el transepto era a crux commissa (o sea con el transepto puesto a la cumbre de las naves), en el proyecto actual (realizado por Miguel Ángel Buonarroti) es a crux immissa, intersectando perpendicularmente el brazo longitudinal de la basílica.

    Se divide en transepto norte, es decir, el brazo que se extiende hacia los palacios vaticanos y transepto meridional, que se extiende hacia la sacristía.

    Transepto norte

    En el transepto norte encontramos (en el sentido de las agujas del reloj):

    • Estatua de San Pedro Nolasco y de Santa Luisa de Marillac [53]
    • Altar de la Crucifixión de San Pedro  [52]
    • Altar de San José [51]
    • Altar de Santo Tomás [50]
    • Estatuas de San Norberto y San Guillermo[49]

    Transepto meridional

    En el transepto meridional encontramos (en el sentido de las agujas del reloj):

    • Estatuas de San José de Calasanz  y San Bonfiglio Monaldi [30]
    • Altar de San Erasmo [29]
    • Altar de los Santísimos Proceso y Martiniano (  [28]
    • Altar de San Wenceslao [27]
    • ​ Estatuas de San Jerónimo Emiliani y Santa Juana Antida Thouret[26]

    Confesionario

    Bajo la cúpula se encuentra el confesionario, por lo general es utilizado para acoger y conservar las reliquias. El confesionario de la Basílica de San Pedro acoge la Tumba de San Pedro.

    Gracias a las rampas de las escaleras a espejos a las cuales se accede a través de un pequeño portón de madera, desciende en un hueco semicircular definido por balaustres de broca alternados a pilares decorados en alabastro oriental y mármol blanco y negro. La policromía adoptada en los mármoles de las paredes y suelos embellecen la obra, que es una de las más interesantes por su minuciosidad en el uso de piedras duras del siglo XVII.

    Tumba de San Pedro

    Gracias a una serie de exploraciones arqueológicas emprendidas durante los primeros años del papado de Pio XII Pecelli (1939-1958) en la zona del confesionario, fue posible traer a la luz una necrópolis romana datada del siglo III la cual ocupaba un área lateral del Circo de Nerón (donde fueron realizadas las feroces persecuciones contra los cristianos durante su reinado). Para ser precisos sobre las pendientes meridionales de la colina del Vaticano, donde fue hallada un pequeño edículo fúnebre llamado «Trofeo de Gayo» y una tumba rodeada por una pared (la «pared roja») cubierto con grafitis cristianos.  Una escritura griega con el nombre de Pedro («petr[os] enì», la encantamos aquí) muestra la arqueóloga Margherita Guarducci y el Vaticano identificó con certeza que fuese la tumba de San Pedro.

    Tomando esta afirmaciones históricas como verdaderas, los huesos de San Pedro, hoy conservados en una vitrina de plexiglass en el confesionario colocada en dirección vertical perfectamente centrada con la cúpula.

    Las obras al rededor del confesionario

    En el área que rodea la Confesión, exactamente entre los 41,55 metros de diámetro de la cúpula hay una serie de impresionantes obras que visitar:

    • Estatua de San Juan Bosco [78]
    • Estatua de bronce de San Pedro (Arnolfo di Cambio) [79]
    • Estatua de San Longinos [91]
    • Estatuas de Santa Francisca Cabrini y San Cayetano de Thiene [90]
    • Estatuas de San Bruno y San Pablo de la Cruz [89]
    • Estatua de Santa Elena [88]
    • Estatuas de San Elías y San Francisco de Sales([87]
    • Estatuas de San Benedicto y San Francisco de Roma [85]
    • Estatua de Santa Veronica [84]
    • Estatuas de Santa Ángela de Mérici y Santa Juliana Falconieri [83]
    • Estatuas de  Santa María Eufrasia Pellettier​ y san Juan de Dios [82]
    • Estatua de San Andrés [81]
    • Estatuas de San Francisco de Paula y San Pedro Fourier​ [80]

    Altar Papal

    El altar papal de la basílica de San Pedro es uno de los ocho altares mayores presentes en las basílicas papales y en las basílicas pontificias de Loreto y Padua.

    Basílicas que acogen un altar papal:

    • San Pedro
    • San Juan de Letrán
    • Santa Maria Mayor
    • San Lorenzo extramuros
    • San Pablo extramuros
    • Basílica inferior de San Francisco
    • Santa Maria de los Ángeles
    • San Antonio da Padua
    • Santuario de Loreto

    El altar papal de la basílica de San Pedro se encuentra sobre el confesionario y al centro el famoso Baldaquino de San Pedro, proyectado por Gian Lorenzo Bernini.

    Originalmente el altar pertenecía a Gregorio Magno (590-604), luego fue sustituido por el altar de Calixto II (1123) y finalmente sustituido por el actual altar de Clemente VIII del 1594. En mármol blanco con vetas grises, el altar papal presenta un frente con cuatro columnas que encuentran tres paneles sin particulares decoraciones.

     

    Baldaquino de San Pedro

    Fue realizado entre 1624 y el 1633, el Baldaquino de San Pedro es una obra monumental diseñada por Gian Lorenzo Bernini. Fue encargada al escultor, arquitecto, pintor y urbanista napolitano por el papa Urbano VIII, mucho antes de encargarle la dirección de la obra de la basílica, que tuvo lugar tras la muerte de Carlos Maderni al inicio de 1629.

    El majestuoso proyecto consta de una estructura en bronce que protege e indica de la tumba de San Pedro. Se apoya sobre cuatro columnas entorchadas caracterizadas por motivos naturales, termina en cuatro volutas sostenidas por ángeles que se curvan a lomo de delfín y culmina con el globo y la cruz.

    Columnas y baldaquino

    La obra se sostienes sobre cuatro columnas salomónicas , altas 11 metros, las tres secciones fueron fundidas por separado:

    • sección inferior, con surcos helicoidales
    • sección central y sección superior, decoradas con ramos de olivos y laurel, ángeles, lagartijas y abejas voladoras (símbolo de los Barberini)

    Las columnas están inspiradas en el Templo de Salomón (el primer templo hebreo de Jerusalén , datado del 960 a.C.) y crean una continuidad con las columnas, también entorchadas, de la pérgula (la antigua basílica de San Pedro, confesionario). Dan a la obra un impulso ascendente en dirección a la cúpula de Miguel Ángel.

    Están adornadas con elementos naturales de bronce como ramas de laurel (en referencia al famoso talento poético latino de Urbano VIII), abejas (símbolo de la familia Barberini, a la que pertenecía el Papa urbano VIII) y lagartijas (símbolo de renacimiento y de búsqueda de Dios).

    Entablamento y estructura superior

    Un entablamento cóncavo típico del barroco une los cuatro pilares del baldaquino. De aquí parten cuatro volutas a lomo de delfín, que sostienen un globo de oro superado por una cruz. Creando un efecto de ligereza y dinamismo.

    Por cada uno de los cuatro ángulos están colocadas estatuas de un ángeles, mientra sobre las cortinas que cubren el entablamento encontramos unos putti. Tales obras fueron firmadas por uno de los mas grandes exponentes de la arquitectura barroca: Francesco Borromini.

    El falso histórico de bronce reciclado del Panteón

    A menudo se lee que el bronce usado para las columnas del baldaquino de San Pedro fue el mismo extraído y fundido de las vigas del pronaos del Panteón.  Incluso  se generó una «pasquinada» (acto de colgar a una estatua del siglo III encontrada en 1501 hojas con sátira agudas dedicadas a los personajes públicos más importantes), que decía así:

    «Aquello que no han hecho los bárbaros, lo han hecho los Barberini»

    Aunque en realidad se ha descubierto que el 90% de los bronces del Panteón fueron utilizados para realizar 80 cañones para el Mausoleo de Adriano, que quizás una mínima parte del bronce del Panteón fue utilizada para el baldaquino ( bronce de origen veneciano) y que el autor de la expresión fue el Monseñor Carlo Castelli, embajador del Duque de Mantova.

    Cúpula de San Pedro

    Peso total 14.000 toneladas aprox.
    Altura externa (incluida la cruz) 133,30 metros
    Altura interna (desde el suelo hasta la bóveda de la linterna) 117,57 metros
    Altura de la linterna 18 metros
    Diámetro externo 49 metros
    Diámetro interno 41,55 metros

     

    Fue proyectada por Miguel Ángel quien trabajo en ella hasta su muerte  cuando la construcción se había erigido hasta el tambor.  Su discípulo Giacomo Della Porta, se hizo cargo de la dirección de la obra, realzando siete metros la bóveda de la cúpula para completarla en 1590. La linterna superior mide 17 metros de altura.

    Esta obra maestra de la arquitectura ha servido de modelo para otras cúpulas del mundo occidental. Entre ellas la de Sanit Paul de Londres (1675), Les Invalides de París (1680-1691) y el Capitolio de Washington (1794-1817).

    Altura de la cúpula de San Pedro

    La altura desde el suelo de la cúpula de San Pedro, si consideramos también la cruz, es de 133,30 metros. Para llegar a la subida de la cúpula tendremos que subir 537 escalones.

    0 0 vote
    Calificación del artículo

    Tours partner:

    Tour Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y Basílica de San Pedro

    Duración: 3 horas | Idiomas: Inglés, Alemán, Español, Francés, Italiano, Portugués.

    Roma en un día: Vaticano y Coliseo

    Duración: 6,5 horas | Idiomas: Inglés, Alemán, Español, Francés,  Portugués.

    Tour Coliseo y Foro Romano

    Los sitios más visitados en Roma:


    Colosseo
    Basílica de San Pedro
    Coliseo
    Panteón
    Fontana de Trevi
    Plaza de España
    Capilla Sixtina

    error: El contenido de este sitio está protegido por las normas de derechos de autor italianas e internacionales. Cualquier irregularidad se informará de inmediato a través de DMCA sin previo aviso.
    0
    Would love your thoughts, please comment.x
    ()
    x