← Capilla Sixtina

Capilla Sixtina: Bóveda

La Bóveda de la Capilla Sixtina en el Vaticano alberga los maravillosos frescos realizados por Miguel Ángel (Michelangelo) Buonarroti. Descubramos la historia, los frescos y las restauraciones.
Capilla Sixtina en el Vaticano: historia y descripción

Historia

La historia de la Bóveda de la Capilla Sixtina narra dos fases históricas distintas. Un precedente, del siglo XV y otro de principios del XVI, realizado por Miguel Ángel (Michelangelo) Buonarroti.

La bóveda de Piermatteo d’Amelia

La primera decoración pictórica de la bóveda de la Capilla Sixtina data de 1481 y fue un encargo del Papa Sixto IV. La bóveda fue decorada con un cielo estrellado por el pintor americano Piermatteo di Manfredi , llamado  Piermatteo d’Amelia  o  por Amelia  (Amelia, ca 1445-1448 – 1508).

Reconstrucción de la Capilla Sixtina y el cielo estrellado en la bóveda
Fig. 1. Reconstrucción de la Capilla Sixtina en el siglo XIII. Grabado, autor desconocido, probablemente del siglo XIX.

En el grabado de la fig. muro este).

El daño a la vez

Durante los primeros años del 1500 la bóveda de la Capilla Sixtina sufrió daños por la inestabilidad de los cimientos, heredada de la antigua Cappella Magna, que data de finales del 1200. Probablemente debido a las obras de la nueva Basílica de San Pedro , a pocos metros de distancia. Las decoraciones de Piermatteo d’Amelia resultaron irreparablemente dañadas por un corte en la bóveda.

Bóveda de Miguel Ángel

La bóveda se restauró mediante una serie de cadenas metálicas y taponando la grieta de Bramante con mortero y ladrillos. El entonces Papa Julio II decidió redecorar la bóveda, confiando el trabajo a Miguel Ángel Buonarroti . Este último había huido unos meses antes a Florencia debido a su profunda disidencia y decepción hacia Julio II, culpable de haber bloqueado la obra de la tumba papal que iba a ser colocada en la Basílica de San Pedro (posteriormente se construyó en forma reducida por el propio Miguel Ángel en los últimos años de su vida y colocado en la basílica de San Pietro in Vicoli).

Pero la ambición del proyecto convenció a Miguel Ángel de regresar a Roma, y ​​el contrato se firmó entre marzo y abril de 1508.

Michelangelo Buonarroti, el artista que pintó la Capilla Sixtina

El escultor, pintor, arquitecto y poeta italiano Michelangelo Buonarroti (Caprese, 6 de marzo de 1475 – Roma, 18 de febrero de 1564) es quien pintó la maravillosa Capilla Sixtina. Fue el propio artista quien creó el David, Moisés, Piedad y la Cúpula de San Pedro.

Dibujos preparatorios

Mientras el maestro de obras florentino Piero di Jacopo Rosselli preparaba las superficies de la cúpula, Miguel Ángel dedicó los primeros meses a realizar los dibujos preparatorios. El proyecto inicial consistió en la representación de los doce apóstoles en los grandes tronos arquitectónicos que dominan las ménsulas, mientras que la bóveda estaba decorada con elementos geométricos.

Desafortunadamente, la mayoría de los dibujos preparatorios se quemaron a pedido del propio Miguel Ángel, según su biógrafo Giorgio Vasari. Parece que Miguel Ángel no quería que el público tuviera conciencia de la cantidad de trabajo que era necesario para la realización de sus obras, lo que podría haber reducido la idea de genio creativo que se le atribuye. Otra hipótesis es que el artista no quería que los artistas rivales pudieran utilizar los bocetos preparatorios con fines de estudio (como era de esperar, dos jóvenes escultores robaron 60 dibujos preparatorios en su taller de Florencia, que luego fueron devueltos).

Solo nos han llegado dos dibujos preparatorios.

El primero muestra a uno de los doce apóstoles sobre las ménsulas (donde están los videntes hoy ). Probablemente se trata de un desnudo sentado y se ven claramente los elementos geométricos que debieron componer la bóveda. El dibujo se conserva en el Museo Británico de Londres (1508). Tinta oscura (estudio de la bóveda) y tiza negra (brazos y manos, presuntamente atribuible a la figura de Adán). 1

El segundo muestra un estudio para nichos, conservado hoy en el Instituto de Artes de Detroit en Detroit, Michigan, EE. UU. Con fecha de 1508. Tinta oscura y tiza sobre papel verjurado.

El andamio

Bramante concibió un primer proyecto del andamio necesario para llegar fácilmente a la cúpula. Era un andamio suspendido por cuerdas ancladas al techo. Criticado por Miguel Ángel por los inevitables agujeros donde se habrían insertado los ganchos, fue sustituido por su proyecto alternativo.

Este último era un andamio de madera anclado a los muros laterales de la capilla mediante cerchas autoportantes. Esta solución cubría la mitad de la Capilla Sixtina y consistía en seis pares de cerchas que a su vez sostenían una superficie transitable escalonada.

Si por un lado esta solución era práctica porque cubría una superficie muy amplia, por otro lado obligaba al artista a trabajar en condiciones y posturas corporales duras. La iluminación natural también era casi inexistente y era necesario compensarla con velas y lámparas, que creaban una iluminación desigual.

La realización de la obra procedió de la pared de la puerta de entrada en dirección a la pared del altar.

Esparcir el yeso

El primer borrador del yeso a base de mortero de cal y puzolana (en lugar de cal mezclada con arena) no fue una elección feliz. La mezcla demasiado diluida y la fase de secado lento dieron lugar a la aparición de moho. Fue necesario quitar completamente el yeso y extenderlo nuevamente. El yeso final fue una mezcla ideada por Jacopo Torni (conocido como Jacopo Fiorentino o el Indaco, alumno de Domenico Ghirlandaio) de cal y puzolana sobre un lecho de rizos realizados con la misma mezcla. Solo en la zona de las lunetas se utilizó polvo de mármol, sin capa de rizado 2.

Transposición sobre el yeso

Miguel Ángel utilizó dos métodos diferentes para transponer los dibujos preparatorios al yeso.

Le quito el polvo. Es la creación de una serie de agujeros realizados con un punzón siguiendo las líneas del dibujo realizado en escala 1: 1. Estos puntos de referencia se destacaron luego en el yeso golpeando una bolsa de polvo fino de carbón negro en el dibujo. Es el método utilizado sobre todo para la transposición de dibujos que necesitaban mayor precisión, como manos y rostros.

Grabado (o calco) indirecto. Método utilizado principalmente para elementos centrales como Creación . Implica la transposición sobre el yeso directamente del cartón, trazando los contornos de los dibujos con una punta de metal.

Descubrimiento parcial

El 26 de junio de 1511, el Papa Julio II della Rovere regresó a Roma desde Rimini para convocar la apertura del Concilio Ecuménico (Concilio de Letrán V, destinado a volver a la unidad eclesiástica) que tendría lugar al año siguiente en la Basílica de San Giovanni en Letrán . En esa ocasión hizo desmontar el andamio para descubrir la primera mitad de la obra de Miguel Ángel que fue vista por el Papa entre el 14 y el 15 de agosto del mismo año.

Esta ocasión fue preciosa para el propio artista para actualizar las dimensiones de las figuras para la continuación de la obra, ya que eran bastante pequeñas y difíciles de leer.

Conclusión de las obras

En octubre de 1512, Miguel Ángel envió una carta al Papa informándole que la Capilla Sixtina estaba terminada. El trabajo fue completado por Miguel Ángel en 1512, poco menos de un año antes de la muerte del Papa Julio II (21 de febrero de 1513).

El 31 de octubre del mismo año se reabrió la capilla con motivo de la celebración de la liturgia de las Vísperas, en vísperas de la fiesta de Todos los Santos.

Frescos

Luneta

Las lunetas representan el marco semicircular alrededor del arco de las ventanas de las paredes laterales de la Capilla Sixtina, colocadas sobre los nichos de los papas. Aunque técnicamente no forman parte de la bóveda, se han incluido en esta página por la coherencia iconográfica con el resto de la bóveda.

Las lunetas de la Capilla Sixtina fueron pintadas por Miguel Ángel utilizando el mismo andamio de vigas de madera que se hizo para la pintura de la bóveda. Se trata de los frescos realizados de forma más apresurada, hasta el punto de que no se utilizó ningún sistema de transposición en el yeso, salvo las placas centrales.

Representan, en cuanto a las velas, las generaciones de los Antepasados ​​de Cristo . A los lados de cada luneta están representadas figuras individuales sentadas, divididas por placas que las identifican en latín.

En cuanto a los papas en las lunetas, la progresión de las lunetas debe leerse alternativamente desde el muro del altar hacia el muro de entrada.

Cabe señalar que las dos primeras lunetas del muro del altar fueron eliminadas por el propio Miguel Ángel en 1537 para la redacción del yeso destinado a la creación del Juicio Final.

Frescos de las Lunettes - Bóveda de la Capilla Sixtina

  • Aminadab, príncipe de los levitas
  • Mujer con la intención de peinarse
  • Booz
  • Obed
  • Abia
  • n / A
  • Jotham
  • Acaz
  • Abuid
  • Eiachim
  • Eliud
  • Naason
  • David
  • Salomón
  • Josafat
  • Joram
  • Manasses
  • amon
  • Jeconías
  • Salathiel
  • Zadok
  • Azor
  • Eleazar
  • Matthan
  • Joseph
  • Jacob

Paño

Las velas son los espacios de forma triangular cóncava que conectan los muros laterales de la Capilla Sixtina con la bóveda de cañón rebajada. Al igual que las lunetas a continuación, representan las cuarenta generaciones de los antepasados ​​de Cristo, extraídas del Evangelio de Mateo.

Representan composiciones de grupos familiares, hombres y mujeres que representan a la humanidad y la sucesión de generaciones. Cada vela está coronada por dos desnudos de bronce en pose simétrica entre sí y por bucranos (calaveras de buey, que representan rituales sacrificiales).

Mapa de las Velas: Bóveda de la Capilla Sixtina

  • La crucifixión de Aman
  • Salomón
  • Roboam
  • Ozias
  • Zorobabel
  • David y Goliath
  • La serpiente de bronce
  • Jesse
  • Como un
  • Ezequías
  • Josías
  • Judith y Holofernes

Frescos de la bóveda

La bóveda está dividida horizontalmente en nueve paneles, que muestran los relatos del Génesis, dispuestos en orden cronológico a partir del muro del altar. Estos son cinco cuadrados más grandes, cada uno con dos figuras intercaladas con cuatro cuadrados más pequeños que contienen un marco rodeado por dos medallones y cuatro figuras sentadas.

Frescos de la Bóveda de la Capilla Sixtina, Michelangelo Buonarroti

  • Jeremías
  • Persica
  • Ezequiel
  • Erychraea
  • Joel
  • libyca
  • Daniel
  • Cumaea
  • Isaías
  • Delphica
  • Jonás
  • Dod separando la luz de la oscuridad
  • Creación del sol, la luna y los planetas
  • Separación del cielo y el agua
  • Creación de Adán
  • Creación de Eva
  • Tentación y expulsión
  • Sacrificio de Noé
  • La inundación
  • Embriaguez de Noé
  • Zacarías

Las historias de génesis

La Creación de Adán es la composición más famosa de la bóveda y representa el encuentro entre lo divino y lo humano y el momento de la creación. Adán, tendido en la tierra, extiende su mano hacia lo divino envuelto en una tela rosa, hasta que toca sus dedos.

Sibilas y profetas

Se trata de la serie de frescos que decoran las ménsulas, o los capiteles colgantes colocados entre una vela y otra. En el espacio entre dos pedestales con falsos autorrelieves de putti a dos, están representados los videntes, o sibilas y profetas, cada uno flanqueado por un par de jóvenes ayudantes.

restauraciones

La bóveda de la Capilla Sixtina sufrió varias restauraciones a lo largo de los años. Las razones no se encontraban únicamente en el deterioro natural de los frescos y colores, sino también en el estado estructural de la Capilla Sixtina. En 1522, apenas nueve años después de la finalización de las obras, el arquitrabe del muro de entrada se derrumbó (matando a un guardia suizo), mientras que durante el cónclave de 1523 se produjeron importantes fallas en la bóveda.

Las primeras obras de restauración comenzaron en 1543.

Durante el cónclave de 1565 se abrieron grandes cortes, siempre en la bóveda.

En 1625 se confió una restauración a Simone Lagi, cuya tarea consistía en eliminar la pátina oscura depositada a lo largo de los años en los frescos con un lienzo y pan rallado.

Entre 1710 y 1713 se confió una nueva restauración al pintor Annibale Mazzuoli, que se llevó a cabo en colaboración con su hijo utilizando esponjas sumergidas en «vino griego» y repintando los detalles, incluidos algunos que se perdieron por la eflorescencia del salitre (fenómeno de evaporación del agua de cristalización en el exterior del yeso, lo que provoca el desprendimiento de la superficie).

Entre 1935 y 1938, el laboratorio de restauración de los Museos Vaticanos inició una nueva fase de restauración y limpieza de las superficies de la parte oriental de la Capilla.

1979-1994: la restauración de Gianluigi Colalucci

En 1979 se inició el mayor proyecto de restauración de la bóveda de la Capilla Sixtina. Este trabajo fue confiado a un equipo de expertos liderado por Gianluigi Colalucci, sobre la base de las directrices redactadas en 1978 por el arqueólogo y director del Laboratorio Vaticano para la Restauración de Pinturas, Carlo Pietrangeli.

Para la restauración, se realizó un andamio de aluminio enganchado a las paredes laterales de la Capilla utilizando los mismos agujeros en las paredes que se utilizaron para el andamio de Miguel Ángel.

  1. Imagen de alta definición, archivo del Museo Británico. Ver
  2. «La Capilla Sixtina Vol. 2», Carla Mancosu, p. 42 (En lengua italiana). Enlace

Reserve su visita ahora en ArcheoRoma

error: El contenido de este sitio está protegido por las normas de derechos de autor italianas e internacionales. Cualquier irregularidad se informará de inmediato a través de DMCA sin previo aviso.